26 may. 2017

Cambio de Régimen


Según la nueva ley de administración de museos de Castilla y León, cada vez que a este portaaviones- que yo he construído y que es de mi propiedad -  haya que realizarle una revisión o reparación, habría que llamar a un ingeniero, redactar un proyecto, enviarlo a la Junta, aprobarlo, llamar a un equipo técnico para que efectuara la reparación, supervisar la misma, inspeccionarla y enviar otro informe a la Junta. Después de todo esto, cambiar una antena de radar o reparar una catapulta que actualmente cuesta entre 15 y 20€, pasaría a costar entre 15.000 y 18.000€ que, por supuesto, tendríamos que pagar nosotros. Leyes como esta son las que nos van a conducir al desastre más absoluto. El Museo es incompatible con esta orgía de despropósitos.
Aquí estamos de nuevo.

    Nos tenéis que disculpar por haber tardado tanto en volver.
    Os comunicamos que hemos cambiado el nombre al Museo. Bueno...de hecho ya no es un Museo y ha pasado a ser una colección privada. A efectos legales el Museo ya no existe y el motivo es sencillo.
    Hace dos días recibimos una carta en la cual se nos explicaba la obligación de que el Museo acatara la ley de administración museística de Castilla y León. Esta ley consiste básicamente en que la Junta de Castilla y León te obliga a ceder una importante parte de autoridad sobre el recinto. Entre otras cosas, la Junta dispondría a su placer de las maquetas del Museo, tendría que supervisar su mantenimiento y colocación, tendríamos que contratar obligatoriamente a un administrador, a un equipo técnico y a una serie de enchufados que saben lo mismo de buques, de maquetas y de atención al público que nosotros de neurocirugía.
    Por supuesto, según la ley tendríamos que contratar a otro Director pues por lo visto yo, que soy el que pone el dinero y el trabajo para que el Museo funcione no puedo ejercer como tal. Eso al margen de que soy el dueño de la propiedad. Se debería tomar nota acerca de semejantes despropósitos. Está visto que hay mucho politicastro inútil con mucho tiempo libre. Tiempo que emplean por lo visto en discurrir estupideces.
Una de las nuevas láminas de la colección "grandes transatlánticos" que se añadirán en breve a la exposición. Según la nueva ley y de estar esto abierto como Museo, estos contenidos serían cribados y de no considerarse adecuados no se podrían exponer. A lo mejor, en lugar de un transatlántico, la "comisión de expertos " decide que hay que poner una máquina de repartir profilácticos entre los menores de edad, impartir un curso entre los niños para que aprendan a meneársela, poner una muñeca hinchable en la sala para que el personal se restriegue la picha, o hacer una cátedra para follarse cabras en el monte. De esas actividades lúdicas y culturales, algún político que otro sabe bastante.
    Otra característica interesante de esta ley es que la Junta de Castilla y León, tendría derecho a inspeccionar cuando les viniese en gana las instalaciones del Museo y si las mismas - según su criterio - no son adecuadas, estarían autorizados a llevarse las maquetas "con el fin de conservarlas". Estos de la Consejería de Turismo, con la Señora Cirac a la cabeza, deberían ocuparse de ir a un veterinario para que les arregle los cuernos.  Lamentablemente - y esto es algo que ya percibe mucha gente - la clase política está formada por sujetos que no han trabajado en su vida, que jamás han pagado una nómina y que en su puta vida han pagado una comida o un café en un bar. Viven en un mundo paralelo e irreal donde los demás solo estamos para servir a sus caprichos.  Leyes como ésta, son el resultado de la actuación de anormales silvestres que viven sin preocupaciones y del dinero del presupuesto.
    Una lindeza más a la que estaríamos obligados de haber mantenido abierto esto, sería la obligación de someterse a una inspección de hacienda al mes. Sí, como lo oyen, señoras y señores. Si algún hijo de puta considera - según su criterio de anormal y de tarado - que no tenemos dinero suficiente para mantener la orgía de despropósitos antes citada, la Junta se haría cargo de las maquetas. Es decir, nos robaría las maquetas con la ley en la mano. 
     Lo más lamentable de todo esto es que esta gente ha provocado el cierre del Museo cuando este comenzaba a dar beneficios y cuando la labor de darlo a conocer ya estaba muy avanzada.
   
La foto de portada muestra claramente mi incapacidad para manejar el Museo y la "extrema" necesidad que tenemos de que algún politicastro hijo de puta venga  a "asesorarnos" y a vigilar el material.  Me da igual.  Me han dicho en estos cuatro años tal cantidad de bestialidades por el simple hecho de trabajar en lo que me gusta que esto ya me patina.
Bien. Podríamos hacer una entrada más larga explicando esto pero no merece la pena. La ley está publicada y para el que se la quiera leer, le advertimos que son unos noventa folios que, por otra parte no tienen desperdicio. Con seguridad, muchos habrán incluido su Museo al “amparo” de la susodicha ley sin habérsela leído. Aquí en España, la moda es firmar cualquier documento o rellenar un formulario sin leer nada ni enterarse de qué va.....Claro...Luego pasa lo que pasa y vienen las sorpresas. Unos pierden sus inversiones y a otros se les presentan en la puerta un par de inspectores que les comunican que su Museo ya no es su Museo....Aquí, nos hemos tomado la molestia de leer la ley. Por eso, no ha colado.....
   El Museo, como hemos comentado, pasa a ser una colección privada. No podemos ceder así por que si el derecho de uso a alguien que ni ha colaborado en nada con la construcción del Proyecto y que no pinta nada aquí. Se trata al fin y al cabo, de un intento solapado para meterse en tu casa y apropiarse de tu trabajo.
   Si bien esto no está abierto como Museo, la colección puede visitarse igual que siempre. Solo tenéis que llamar y si nos es posible os atenderemos encantados. Faltaría más que también no pudiera recibir en mi casa a quien me dé la real gana.

     Un saludo a todos.

No hay comentarios: